Rutinas diarias para mejorar tu productividad

La productividad en el trabajo de los españoles no ha crecido en los últimos 25 años y apenas ha presentado variaciones. España tiene la jornada laboral más larga, por lo que notamos como trabajar más horas no es sinónimo de mayor productividad. Según estudios, una persona es productiva una media de seis horas, por lo que las tres horas restantes de la jornada laboral español (O las restantes en tu país) las estás malgastando.

La reforma para reducir la jornada laboral ya está en discusión, al menos en España. Mientras tanto, para mejorar tú productividad al trabajar tanto si laboras en una oficina, como al aire libreo como freelancer debes de seguir los siguientes consejos:

Los más urgente al inicio de la jornada

Lo he comprobado hoy mismo, dejar aquel trabajo que tienes mucho más urgente para las primeras horas del día no solo te despierta sino que te permite ejecutarlo con la mayor eficiencia posible. Y digo eficiencia porque esta se traduce en un mayor trabajo con el mínimo de recursos invertidos.

Puedes ver también:  El otro lado del negocio: La fantasía del emprendedor

Despiértate a la hora adecuada

Según estudios de la Asociación Americana de Psicología, las personas madrugadoras son mucho más felices en el día a día y productivas en el trabajo. Dormir 8 horas diarias cuando el cuerpo lo pide y levantarnos al estar descansados nos permite iniciar el día con las energías necesarias.

Las decisiones importantes para cuando termines el trabajo importante

El tomar decisiones importantes debes dejarlo para la tarde o para la noche, ya que puede drenar tu energía mental y quitarte el tiempo que puedes utilizar para trabajar o realizar tus tareas. Toma las decisiones importantes para el día siguiente la noche anterior.

Ten una rutina

Los expertos en productividad afirman que establecer una rutina y un sistema de organización nos permiten incrementar nuestra productividad. Planificar nos permite definir cuanto tiempo le dedicaremos a cada tarea. Esto nos permite definir en qué tareas requieres mayor tiempo y energía así como definir cuáles son las tareas urgentes que debes atender nada más empieces a trabajar.

Puedes ver también:  ¿Cómo evitar que fracase un emprendimiento?

Actívate en la mañana

Al despertarte debes evitar la pereza, olvídate del “Cinco minutos más” inicia una rutina dinámica que active todos tus músculos, no es necesario hacer ejercicio, pero si algunas actividades que permitan activar el flujo de la sangre.

Lo más pesado al inicio de la jornada

Si no tienes nada urgente por atender, procura dejar las tareas más pesadas para el inicio de la mañana. Esto se debe a dos motivos, a primera hora estas lleno de energía y eres más productivo y estás más concentrado y el otro motivo es que así evitas procrastinar con tareas menos importantes tratando de retrasar la más difícil o bien, malgastamos nuestra energía en actividades menos importantes y no lograremos concentrarnos en la tarea más complicada.

Esto también reduce tus niveles de estrés, pues al terminar la tarea más pesada y compleja te sentirás mucho más ligero para dedicar a otras tareas.

Puedes ver también:  Los peligros del multitasking