Juan Cotino. Zapatero en la UVI política

Nos han venido contando en distintos medios de comunicación que un sector del PSOE tuvo una fuerte pelea para que Zapatero cambiara el Gobierno. A mi entender, tan grande ha sido la pelea que no solamente les ha hecho perder las elecciones catalanas sino que el señor Vicepresidente primero y portavoz del Gobierno, Ministro de Interior, y el ojo y oído que todo lo ve, se ha transformado en el camillero general del Reino. Rubalcaba ha acabado trasladando en camilla a su antiguo jefe de filas a la UVI política.Y así lo hemos podido comprobar en diversas ocasiones, la más reciente la declaración, por primera vez en la Democracia, del estado de alarma.

Su última intervención en Valencia, el pasado fin de semana, tampoco ha tenido desperdicio. En ella ha venido a decirle a Jorge Alarte que vaya preparando el formulario para ingresar en la misma UVI política donde ha colocado a Zapatero.

Está claro que el señor “portavoz” del GAL, “amañador” de los pagos a ETA a través del bar Faisán, y de un sinfín de oscuros asuntos que poco a poco se irán conociendo, quiere transformarse en el presidente del Gobierno sin convocar elecciones.

La decisión de declarar el estado de alarma es otra de esas prerrogativas de Rubalcaba cuyo origen no ha sido la huelga de los controladores, sino lo que le está pasando al PSOE, que está creando una verdadera alarma entre los barones del partido.

Los que conocen la trayectoria política de Rubalcaba saben que está dispuesto a todo, por eso ahora le importa poco aparcar a Zapatero, a Fernández de la Vega, a Chaves y a quien se ponga por medio, con tal de realizar un nuevo “servicio” al partido que le permita entronizarse presidente del Gobierno por la puerta falsa. Esta técnica ya nos resulta algo familiar en Valencia, dado que el señor Luna también accedió así al puesto de portavoz del PSPV en les Corts, por la puerta falsa.

Tan sólo una recomendación: si los socialistas piensan, como dice la Ministra Pajín, que Zapatero es su candidato, que lo saquen de la UVI y que gobierne. Pero si creen que es otro quien debe presentar su candidatura, que convoquen elecciones y que la presente. La situación de tantas y tantas familias en paro, de tantos autónomos y pequeñas y medianas empresas que han tenido que abandonar su actividad, y el lamentable estado en que se encuentra la economía española nos obligan a ser tajantes y a decir bien alto que no podemos permitir ni un momento más que Fouché siga dirigiendo España entre bambalinas.