Las inversiones inmobiliarias destruyen la productividad de España

Durante las últimas décadas del siglo XX una escasa productividad en el trabajo explicaban os resultados pobres en el tejido productivo de España. Con la llegada del nuevo milenio la productividad laboral se incrementó, pero ahora, la productividad cae a un ritmo de 0,2% al año desde 1980 debido a inversiones realizadas en capital inmobiliario, inversiones seguras con un escaso valor añadido y permanencia en el tiempo que estancan la productividad del país.

Esta situación continuará mientras los factores económicos no migren hacia otro tipo de inversiones mucho más productivas con un valor añadido mayor.

Según un estudio realizado por la Fundación BBVA y el Ivie el incremento del 74% del PIB español desde los años 80 solo se debe al incremento en el número de trabajadores y al uso del capital, pero no a su rendimiento.

Puedes ver también:  El Faisán, Rubalcaba y los expedientes X

Los niveles de productividad están estancados debido a la caída de la productividad del capital. La productividad laboral , calculada dividiendo el PIB entre las horas trabajadas, se ha incrementado un 33% solo debido a la crisis económica que ha provocado despidos en masa y ha forzado un mayor rendimiento por hora.

Antes de la crisis económica las inversiones sobre construcciones y otros inmuebles se dispararon, provocando la acumulación de activos poco productivos y duraderos difíciles de vender.

Este es el factor principal que impide mejorar la productividad pues la durabilidad de este tipo de inversiones provoca que el 85% del capital se encuentre en construcción quedando el 10% en maquinaria, las Tecnologías de la Información con un 3% y el transporte con un 3%.

Otros factores son el tamaño reducido de las empresas, insuficiente capital humano en dirección y el bajo nivel tecnológico del tejido productivo.

Puedes ver también:  ¿Cuáles son los sectores que impulsaron el crecimiento inesperado de la economía china?

Un nuevo patrón de inversión trata de revertir estas condiciones buscando deshacerse de los activos con escaso valor añadido mientras que el sector privado toma terrenos como los de las telecomunicaciones.

El estudio realizado por la Fundación BBVA y el Ivie concluye que en un futuro el capital orientado a transporte, TICs, software de investigación y desarrollo y otros alcanzarán un mayor nivel de renta per cápita y de desarrollo que la inversión realizada en el sector inmbiliario.