La Importancia de la Inversión

Una inversión es aquel acto médiate el cual un individuo, empresa u gobierno coloca parte de sus activos o dividendos en una actividad que ofrezca ganancias a un largo plazo y que evita que ese capital se pierda o se gaste. La inversión también se entiende como el gasto que realiza un Estado en diversas áreas como salud, educación o seguridad y no se considera como derroche.

Es uno de los actos más simples de la economía. Cualquiera que cuente con una mínima cantidad de capital puede invertirlo y, dependiendo del negocio donde lo invierta, recibir ganancias mayores a un largo plazo.

La inversión es una decisión seria que debe de tomarse con sensatez y tomando en cuenta factores como las ganancias, riesgos y pérdidas que pueden eliminar nuestro capital. Si una inversión se realiza adecuadamente, es muy recomendada, ya que es una decisión inteligente que incrementa la productividad del dinero antes que este sea derrochado sin beneficio alguno.

Puedes ver también:  ¿Por qué el mundo tiene miedo de la desaceleración de China?

Realizamos inversiones a diario. Por ejemplo, comprar un vehículo puede parecer un gran gasto, pero este puede revalorizarse en un futuro y permite a la persona gastar sus recursos en un elemento útil que le permitirá ahorrar en el largo plazo o recibir algún tipo de beneficio del mismo.

Inversión en los Estados

En el caso de los Estados, la inversión se refiere a como este emplea los ingresos públicos de la población. Es una decisión política una que al invertir dinero en áreas del gobierno determinadas, se limita el dinero destinado a otras.

Un ejemplo sería un Estado que invierte en desarrollo tecnológico y descuida la inversión en potencia militar, salud, protección social y seguridad. En este caso esas áreas quedan en manos privadas. Otros Estados invierten en beneficio de su sociedad en educación, trabajo, viviendas y salud para asegurar la calidad de vida de su población y descuida áreas como tecnología, desarrollo militar y el sector privado.

Puedes ver también:  El otro lado del negocio: La fantasía del emprendedor