¿Cuáles son los sectores que impulsaron el crecimiento inesperado de la economía china?

Uno de los primeros sectores en impulsar el crecimiento de la economía china fue el aceleramiento del sector inmobiliario, este es también, uno de los principales motivos de preocupación de los economistas.

China presentó una expansión de Producto Interno Bruto (PIB) para los tres primeros meses del año 2017 de 6,9%. Los analistas habían previsto un crecimiento inferior. El vocero de la Oficina Nacional de Estadísticas, Mao Shengyong, dijo a la prensa que los principales indicadores se comportaban mejor de lo esperado provocando que la economía mantuviera el desarrollo estable de la segunda mitad del 2016.

Esta expansión se debe en gran medida al gasto estatal en proyecto de infraestructura y al crecimiento del sector inmobiliario. Esto, lejos de ser beneficioso puede ser el talón de Aquiles del gigante asiático.

Puedes ver también:  ¿Por qué el mundo tiene miedo de la desaceleración de China?

Este es un viejo truco empleado por numerosos países para estimular el crecimiento económico sin llegar a ser sostenible. Estrategias como gasto en infraestructura, aceleración del mercado inmobiliario y el incremento de la deuda pública y privada son las que se encuentran detrás de este crecimiento.

Para algunos analistas, el ritmo de crecimiento de la economía china no es sostenible y que no debe depender de las estrategias anteriores si desea realizar una transición a una economía más abierta y moderna.

La Oficina Nacional de Estadísticas mostró como la inversión en infraestructura aumentó un 23,5% a la vez que el sector inmobiliario mostró un crecimiento de 9,1%. Esta oficina también demuestra su escepticismo, pues un crecimiento estable del PIB chino del 6,7% durante el primero, segundo y tercer trimestres del año pasado, es improbable.

Puedes ver también:  Banco chino financiará proyectos para empresas y emprendedores en Argentina

¿Es insostenible este modelo?

La economía china depende demasiado de las inversiones de infraestructura, de sectores como la industria del acero y la construcción de viviendas. Las autoridades chinas tienen dificultades para controlar el crédito, lo que puede llevarles a la bancarrota. Se conceden créditos hipotecarios con tal facilidad que una posible falta de pagos puede afectar al sector bancario.

El precio de los inmuebles en las grandes ciudades continua escalando mientras que se encuentran inmuebles sin vender en urbes de menor tamaño. Las autoridades chinas ven este fenómeno con preocupación y tratan de frenar la aceleración del sector incrementando el porcentaje de lo depósitos iniciales.